• 01 Reumatologia General
  • 02 Artritis Reumatoide
  • 03 Artrosis
  • Acido Hialuronico
  • Plasma Rico
  • Deportivas
  • Espondilitis
  • Osteoporosis
  • Fibromialgia
  • Gota
  • Conectivopatias
  • Infantil

¿Sabías cuales son los Factores de Riesgo para el desarrollo de Fibromialgia?

Fibromialgia

 

La Fibromialgia (FM) es una enfermedad reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el año 1992. Actualmente se considera una de las patologías más representativas de dolor intenso crónico en la población y uno de los problemas sanitarios más importantes en los países en desarrollo. Su abordaje es extremadamente difícil.

Aunque no se conoce la causa exacta de este padecimiento, pero sí los principales factores de riesgo asociados a la enfermedad son:

 -       Género femenino: la enfermedad se produce en el 4,2% de las mujeres de la población general y sólo afecta al 0,2% de los hombres

-       Antecedentes familiares: hasta el 18,5% de los familiares de primer grado tenían la enfermedad y que el riesgo de padecer la enfermedad es 8,5 veces superior entre los familiares de pacientes con FM que en los controles.

-       Dolor regional crónico o recurrente:  la cefalea y el dolor raquídeo recurrente se encuentran entre los más observados. Otras enfermedades reumáticas inflamatorias crónicas también parecen favorecer el proceso, encontrándose prevalencia de FM elevada en estos pacientes.

-       Estrés Psicosocial: Es otro de los factores desencadenantes detectados o agravantes de los síntomas de esta enfermedad. Aunque aún no está claro si constituye un verdadero factor de riesgo. Sin embargo, algún estudio realizado, pone de manifiesto una mayor presencia entre los antecedentes de Trastornos de Ansiedad, Trastornos Obsesivo-Compulsivos y Trastornos de Estrés Post-Traumático en estos pacientes.

Destacar que la mayoría de los acontecimientos estresantes se relacionana con el entorno familiar, seguidos de estrés laboral y problemas médicos

En consecuencia, es frecuente observar que los cuadros de dolor crónico se inician en el contexto de circunstancias vitales estresantes, aunque este hallazgo no parece específico de la Fibromialgia.

 

Información del Manual de Medicina del Dolor (Sociedad Española del Dolor)

 

 

 

 

CONOCE ALGO MÁS SOBRE LA OSTEOPOROSIS Y LAS FRACTURAS POR FRAGILIDAD

Las fracturas osteoporóticas tienen una gran repercusión sobre la calidad y la esperanza de vida de los pacientes que la sufren. Las fracturas osteoporóticas o también llamadas por fragilidad se producen sobre todo en vertebras dorsales y lumbares, muñecas y caderas, siendo estas últimas las de peor pronóstico y mayor morbimortalidad.

 

osteoporosis

 

 

 Dentro de los factores de riesgo para producirse una fractura osteoporótica, podemos destacar los siguientes:

-Edad avanzada

-Sedenterismo

-Antecedentes familiares de fractura

-Menopausea precoz (<45 años)

-Enfermedades crónicas (enfermedades reumáticas: Artritis Reumatoide, Espondilitis Anquilosante…etc)

-Determinados fármacos como el uso prolongado de corticoides

-Riesgo de caídas (Parkinson, Enfermedades Neurológicas…etc)

-Densidad Mineral Ósea valorada por una Densitometría de columna y cadera con T-Score<-2,5 DE.

-Antecedentes personales de fractura: siendo este el factor de riesgo más importante. Existe suficiente evidencia que demuestra que sufrir una fractura osteoporótica aumenta de forma exponencial el riesgo de sufrir nuevas fracturas. De ahí la importancia de iniciar el tratamiento inmediatamente después de sufrir una fractura de cadera o vertebral.

 

Es frecuente que mis pacientes me hagan la siguiente pregunta: Doctor ¿ me podría solicitar una Densitometría”… e inmediatamente hago la siguiente reflexión: ¿Es imprescindible la densitometría para el diagnóstico y para el planteamiento terapéutico?. La respuesta es clara y contundente: NO. Actualmente el resultado de la densitometría cada vez se considera más como un factor de riesgo a tener en cuenta, uno más de los numerosos factores de riesgo. En el caso de un paciente con edad avanzada que ya presente una fractura por fragilidad previa no tendría ningún sentido solicitar una Densitometría ósea, debido a que no nos cambiaría nuestra actitud respecto al tratamiento a seguir. No obstante, en pacientes jóvenes o en aquellos donde existan otros factores de riesgo y se nos planteen ciertas dudas sería una opción muy valiosa.

 

 

La siguiente cuestión para reflexionar sería: ¿Cuándo Iniciar el tratamiento farmacológico?

Casi todas las guías publicadas respecto al manejo de la Osteoporosis recomiendan iniciar el tratamiento médico cuando se aprecien unos valores densitométricos en cuello femoral con una T-Score < ó igual a -2,5 DE. O bien, cuando el paciente haya sufrido una fractura por fragilidad, sobre todo si es de cadera o vertebral.

 

No obstante, para todas las personas, especialmente para aquellas con factores de riesgo de fractura se recomienda siempre tratamiento NO FARMACOLÓGICO, que consiste en lo siguiente:

 -Evitar hábitos tóxicos, como el tabaco, y moderar la ingesta de alcohol.

-Mantener una dieta equilibrada y no excederse en el uso de sal.

-Asegurarse una ingesta adecuada de calcio. Siendo la dosis recomendada de 1000-1200 mg/día. Si el paciente tiene este aporte en su dieta habitual, no es necesario una suplementación externa.

-Aporte de Vitamina D adecuado (unas 800 UI diarias). Aunque parezca raro, a pesar de que España es un país soleado, la mayoría de personas mayores tienen un déficit considerable de esta vitamina, por lo que resulta recomendable el aporte exógeno.

-Llevar una vida activa y hacer ejercicio de forma regular teniendo en cuenta la edad y las condiciones de cada paciente.

-Evitar en lo posible las caídas: corregir los defectos sensoriales; eliminar barreras en el domicilio; controlar el uso de fármacos que aumenten las caídas: hipnóticos, psicótropos…etc.

 

 

 

¿Conocías los diferentes grados de INCAPACIDAD PERMANENTE?

 

Informes periciales 

INCAPACIDAD PERMANENTE PARCIAL

Se define como Incapacidad Permanente Parcial a aquellas situaciones en las que el trabajador puede seguir trabajando en el mismo puesto de trabajo que ocupa, pero lo hace con unas dificultades que le hacen disminuir su rendimiento. Por otro lado, con el mismo proceso de vejez (sobre todo acompañado de enfermedades crónicas) se puede llegar a la situación indicada y, podría darse el caso, por ello, que muchos trabajadores pudieran reclamar este grado de incapacidad solamente por haber perdido la agilidad, la fuerza o parte de las funciones intelectuales como consecuencia del proceso natural de envejecimiento.

 INCAPACIDAD PERMANENTE TOTAL

Un trabajador será considerado como incapaz permanente total cuando su estado físico y psíquico permanente le impida, o limite de forma importante, el rendimiento laboral.

En estos casos, el perito médico debe estudiar las enfermedades crónicas o las secuelas que padece el trabajador, así como las actividades fundamentales del puesto de trabajo, para determinar los requisitos físicos y/o psíquicos necesarios para desempeñar su labor y comparar ambas situaciones para determinar si su rendimiento laboral puede verse anulado o disminuido por estas causas.

INCAPACIDAD ABSULUTA

Un trabajador será considerado como incapacidad absoluta cuando su estado físico y psíquico permanente le impida, o limite de forma importante, el rendimiento laboral en cualquier tipo de trabajo.

GRAN INVALIDEZ

Un trabajador es un gran inválido cuando, para realizar las actividades más elementales de su vida (sobre todo, el desplazamiento, el aseo, la manutención y el vestirse), necesita que una persona lo ayude por las dificultades que tiene de poder hacerlo él mismo.