Artropatía por Cristales de Pirofosfato Cálcico dihidratado

Definición

Artropatía por cristales de pirofosfato cálcico dihidratado es una enfermedad metabólica producida por el depósito de cristales de pirofosfato cálcico (PFC) en el cartílago, en la sinovial, en tendones y bursas.

Es raro que ocurra por debajo de los 50 años. Siendo más frecuente por encima de los 75 años, donde alcanza una prevalencia por encima del 50% de las enfermedades articulares inflamatorias. Tiene un ligero predominio en el sexo femenino (1,4/1).

La enfermedad se manifiesta según las siguientes formas clínicas:

Artritis aguda (Pseudogota)

En los ancianos es una causa frecuente de artritis monoarticular u oligoarticular.

La localización más frecuente es la rodilla, seguida de la muñeca y del tobillo. Se produce de forma aguda, en ocasiones provocada por cirugías, infarto agudo de miocardio, accidente cerebral vascular o neumonía.

También se ha descrito crisis de pseudogota desencadenados por la administración de ácido hialurónico, la administración parenteral de factor estimulador de colonias o la toma de bifosfonatos. Además de las manifestaciones articulares puede aparecer fiebre, incluso con escalofríos. Como datos analíticos puede aparecer una velocidad de sedimentación globular elevada y en ocasiones leucocitosis con neutrofilia.

En el líquido sinovial aparece un recuento de leucocitos elevados (en ocasiones por encima de 50.000/mm3) con cristales monocíclicos o tricíclicos que muestran una birrefrigencia débilmente positiva.

La crisis suele durar sin el tratamiento adecuado entre 7 a 10 días.

Artropatía crónica

En alguno de los casos las crisis de pseudogota pueden producirse sobre una artropatía crónica degenerativa. Como matiz diferencial suele aparecer sobre articulaciones donde la artrosis no aparece de forma habitual (ejemplo: radiocarpiana, femoropatelar, glenohumeral, o codo). Todo parece indicar que la enfermedad degenerativa asociada al depósito de pirofosfato cálcico tiene peor pronóstico que la artrosis “típica”.

Estudios han mostrado que los pacientes con depósitos de PFC requieren más prótesis de rodilla que lo pacientes con artrosis sin acúmulos. Otros más recientes no han asociado la condrocalcinosis con una mayor aparición de aflojamiento aséptico.

En un pequeño grupo, la enfermedad por PFC puede provocar una clínica de dolor y tumefacción poliarticular, preferentemente sobre las articulaciones de las manos (Pseudoartrtitis reumatoide). Es importante reseñar que estos pacientes pueden tener Factor Reumatoide a títulos bajo. Por otro lado, en 2006 Gerster y colaboradores analizó el líquido sinovial de 93 pacientes diagnosticados de Artritis Reumatoide, los autores encontraron que un 25,8% tenían cristales de PFC.

El diagnóstico debe hacerse en estos casos, con la negatividad del anticuerpo antipétido ciitrunilado y la presencia de calcificaciones en las articulaciones intercarpianas y del ligamento triangular, osteofitos en la cara radial de la cabeza del metacarpo, junto con la ausencia de osteopenia yuxtaarticular.

Otras formas clínicas

Los cristales de PFC pueden acumularse en los discos intervertebrales, en las facetas articulares lumbares y en las articulaciones sacroiliacas.

También pueden depositarse sobre el ligamento amarillo o el ligamento transverso del atlas. Si aumentan mucho de tamaño pueden provocar estenosis del canal cervical e incluso mielopatía cervical. Se ha descrito en las formas familiares una forma deanquilosis lumbar, sacroiliaca, y de articulaciones periféricas (rodillas, tobillos y carpo) llamada condrocalcinosis anquilosante.

Hay una forma destructiva, en caderas y hombros, de características radiográficas muy semejantes a la artropatía neuropática. Esta forma es muy infrecuente.

Como gran imitadora, hay descrita una forma de enfermedad sistémica que puede cumplir criterios de polimialgia reumática. En los pacientes con esta “variedad pseudopolimiálgica” destaca la presencia de una mayor afectación articular periférica, calcificación tendinosa y artrosis de rodilla. Además, pueden aparecer los depósitos en bursas, entesis, ligamentos.

Sociedad Española de Reumatología

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn