Tocilizumab

 

  1. Tocilizumab es un anticuerpo monoclonal para uso humano, capaz de neutralizar el efecto biológico de la IL-6 a través del bloqueo de su receptor específico IL-6R que ha demostrado ser eficaz en terapia de la Artritis Reumatoide (AR).

Los datos disponibles de ensayos clínicos con Tocilizumab indican una reducción muy rápida y potente de la respuesta de fase aguda, la fiebre o la anemia en la AR o en diferentes afecciones como la enfermedad de Castleman o la artritis crónica juvenil sistémica, en las que estas manifestaciones son muy relevantes. Independientemente de la causa de la inflamación, Tocilizumab puede bloquear estas respuestas sitémicas, por ejemplo tras la cirugía, y este efecto tiene implicaciones importantes en el uso diagnóstico de estas manifestaciones como alarma infecciosa. En la AR, los datos disponibles muestran que tras la administración de Tocilizumab se produce un rápido y profundo descenso de la PCR y variaciones en otros parámetros biológicos dependientes de la IL-6, como un aumento del colesterol y reducción de las plaquetas y los neutrófilos circulantes.

La mejoría clínica de los pacientes con AR tratados con Tocilizumab ha sido ampliamente confirmada en varios ensayos en fase III., pero desde el punto de vista fisiopatológico hay pocos datos sobre la modificación de parámetros inmunológicos y mediadores tras la administración de Tocilizumab, y no existen estudios en tejido sinovial. Únicamente podemos reseñar una significativa reducción del FR tras la terapia, similar a lo que ocurre con otras terapias tras la mejoría de la enfermedad. Un dato interesante es un descenso de los valores basalmente elevados de VEGF tras la administración de Tocilizumab en la AR, un efecto también observado tras la terapia con antagonistas de TNF-alfa. El VEGF es un mediador importante en el reclutamiento celular y la angiogénesis sinovial, y es inducido de forma sinérgica en los sinoviocitos por el TNF-alfa y la IL-6.

Por último, aunque no hay datos directos sobre los efectos de Tocilizumab en los mecanismos de destrucción articular, los primeros datos disponibles muestran un efecto preventivo de la progresión del daño radiológico en pacientes tratados. Será necesario evaluar más profundamente los efectos en marcadores locales y sistémicos del metabolismo de hueso y cartílago en estos pacientes para confirmar las actuales hipótesis sobre la participación de la IL-6 en la homeostasis de estos tejidos.

 

Sociedad Española de Reumatología

 

Comparte este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn