• 01 Reumatologia General
  • 02 Artritis Reumatoide
  • 03 Artrosis
  • Acido Hialuronico
  • Plasma Rico
  • Deportivas
  • Espondilitis
  • Osteoporosis
  • Fibromialgia
  • Gota
  • Conectivopatias
  • Infantil

CONSIDERACIONES SOBRE LOS FÁRMACOS BIOLÓGICOS BIOSIMILARES

Tras haber detectado cierta alarma y preocupación entre los propios pacientes con enfermedades reumáticas que precisan de tratamiento biológico, me gustaría hacer una serie de consideraciones al respecto con un sentido tranquilizador:

1.     Un biosimilar es un fármaco biológico que posee el mismo principio activo que el fármaco de referencia original autorizado por la EMA.

2.     Para su utilización, un similar requiere demostrar la comparabilidad con el fármaco de referencia mediante ensayos físico-químicos y pruebas biológicas in vitro, estudios no clínicos y clínico.

3.     La seguridad clínica del biosimilar se debe estudiar de forma exhaustiva durante la fase post-aprobación.

4.     Es esencial que los médicos, farmacéuticos y pacientes puedan distinguir fácilmente el biosimilar del medicamento de referencia para una mejor farmacovigilancia.

5.     Según la NORMATIVA VIGENTE en el Artículo 86.4 de la Ley 29/2006 de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios: los medicamentos biológicos no podrán sustituirse en el acto de dispensación sin la autorización expresa del médico prescriptor.

6.     Según la Sociedad Española de Reumatología la experiencia actual con los biosimilares es relativamente limitada y no se pueden comparar a un genérico, por su naturaleza y complejidad de producción. Del mismo modo, la prescripción del biosimilar debe valorarse de forma individualizada y acordada con el paciente.

7.     Según la EMA se recomienda que la decisión de tratar a un paciente con un medicamento de referencia o un biosimilar, debe tomarse suiguiendo la opinión de un profesional sanitario cualificado y en ningún caso el farmaceútico podrá sustituir el medicamento  de referencia por un biosimilar en el acto de dispensación sin la autorización expresa del médico prescriptor.

 

 

 

El Reumatólogo Manuel Romero Jurado desmitifica el Lupus "Las Hadas nos defienden del Lobo": 10 de Mayo, día Mundial del LUPUS

 

Hada y Lobo 

“Según la mitología las Hadas son criaturas fantásticas y etéreas generalmente en forma de mujer hermosa que en ocasiones defienden a los niños perdidos de los ataques de Lobo

Con motivo del Día Mundial del Lupus, que se celebra cada 10 de mayo, el Dr. Manuel Romero, reumatólogo de la Clínica de Reumatología que lleva su nombre en la ciudad de Córdoba y experto de Doctoralia , desmitifica esta enfermedad poco conocida y que en España presenta una prevalencia de  91 casos por cada 100.000 habitantes.

 

·      Lupus significa “Lobo” en latín y hace referencia a las lesiones en la piel, parecidas a las mordeduras de este animal, que la enfermedad causa en los pacientes.

·      Se trata de una enfermedad autoinmune que afecta mayoritariamente a mujeres de 15 a 40 años, y cuyo amplio espectro de síntomas dificulta su diagnóstico. 

·      La depresión y los trastornos psiquiátricos son síntomas muy habituales entre los pacientes de Lupus, debido tanto a afectaciones neuronales como a la propia dificultad de la enfermedad.

·      Aunque en los últimos meses se han dado a conocer casos de personas famosas que lo padecen, la ciencia aún desconoce los orígenes de esta enfermedad.

 

¿Qué es el Lupus y cómo nos afecta?

Se trata de una enfermedad autoinmune y, de entre todos los subgrupos de la enfermedad, el Lupus Eritematoso Sistémico (LES) es el más habitual. Puede aparecer a cualquier edad pero, tal y como señala el Dr. Romero, debuta entre los 15 y los 40 años, afectando más a mujeres que a hombres. Aunque la causa de esta diferencia entre sexos se desconoce, se cree que puede deberse a causas hormonales. Además, en grupos étnicos con orígenes africanos o asiáticos la enfermedad es más agresiva.

“El espectro de síntomas del Lupus es muy amplio. Suele presentarse un síndrome que aúna fatiga, fiebre, pérdida de peso, artralgias y/o artritis, lesiones cutáneas en forma de fotosensibilidad o eritema malar (lo que conoce como “eritema en alas de mariposa”, dejando las mejillas y nariz enrojecidas), y alopecia”, explica el experto. Las manifestaciones cutáneas son las más habituales sobre todo en el caso del LES, pues aproximadamente un 75% d los pacientes las sufren. En casos más extremos donde la enfermedad se combina con otras patologías, pueden aparecer incluso trombosis arterio-venosas y abortos espontáneos.

La incidencia global de la enfermedad es de 1 a 10 casos por cada 100.000 habitantes cada año. En España se ha reportado una tasa de 91 casos por cada 100.000 habitantes. Debido a que el LES es una enfermedad que puede afectar a cualquier órgano y los síntomas a veces son inespecíficos, el diagnóstico tiene que ser diferencial y estar conducido por un especialista, que en este caso es el Reumatólogo.

 

¿Por qué aparece?

A pesar de los avances que se han producido en las últimas décadas, la causa del LES continua sin estar totalmente aclarada. Al igual que ocurre en otras enfermedades autoinmunes, parece claro que algún factor ambiental (probablemente más de uno) que actuando sobre individuos genéticamente predispuestos es capaz de desencadenar la enfermedad. Se ha especulado con la posibilidad de que este agente desencadenante sea algún microorganismo, especialmente un virus, aunque no se conoce con exactitud”, explica el Dr. Romero. En cuanto a si es hereditario, según el experto, estudios recientes han demostrado que existe una predisposición genética relevante. Sin embargo es complejo determinarlo debido al gran número de genes implicados.

 

Depresión y trastornos psiquiátricos: uno de los síntomas más frecuentes

Junto con las manifestaciones físicas, que afectan a diversos órganos del cuerpo, el Lupus suele tener también síntomas neuropsiquiátricos como la depresión y las alteraciones del estado de ánimo, que afectan a entre el 17% y el 75% de los pacientes. “Los principales factores que desencadenan este cuadro son la fisiopatología de la enfermedad, el uso de esteroides y los diversos estresores psicosociales relacionados con la cronicidad del LES”, detalla el experto reumatólogo. “Aunque la relación de los trastornos de ánimo con el LES no está bien estudiada, lo cierto es que hasta el 43% de los pacientes pueden sufrir episodios depresivos mayores, combinados con alteraciones en la capacidad de concentración, psicomotricidad, apetito y sueño. La ansiedad también suele estar presente, ya sea por una afectación neurológica o por la dificultad que entraña el diagnóstico y el tratamiento de esta enfermedad”.

Cómo vivir con Lupus

“Aunque el LES se considera una enfermedad crónica, la actividad de ésta y sus síntomas no siempre están presentes”, aclara el Dr. Romero. La enfermedad se manifiesta a través de brotes, que combinan con periodos de aparente inactividad, aunque el daño crónico que la enfermedad deja sigue estando presente. Estos brotes se pueden controlar con medicación.

“Generalmente, los pacientes con LES pueden hacer vida normal, si bien han de seguir una serie de cuidados como evitar tener contacto con enfermedades infecciosas, evitar el tabaco y las bebidas alcohólicas, reducir el consumo de sal, evitar la exposición directa a la luz solar y utilizar ropa adecuada y cremas protectoras para cuidar su piel”, comenta el Dr. Romero. Asimismo es importante evitar el estrés, tanto físico como mental, y no realizar ejercicio físico intenso en los periodos de brote de la enfermedad. Respetar los periodos de descanso es vital en el tratamiento de cualquier tipo de Lupus.

Las mujeres, además, han de evitar los anticonceptivos orales y, si quieren quedarse embarazadas, han de consultar previamente con su Reumatólogo para planificarlo de manera que no se ponga en riesgo su salud.

 

 

La Dieta Mediterránea que incluye vegetales, consumo limitado de carne, pequeñas cantidades de vino y aceite de oliva virgen extra, podría reducir la actividad de la enfermedad, el dolor y la rigidez de los pacientes con Artritis

vino

 

 

La dieta mediterránea se basa en hábito de comer estrechamente vinculado a la región mediterránea. Esencialmente, la dieta tradicional mediterránea hace hincapié en los alimentos de origen vegetal, el consumo limitado de carne, pequeñas cantidades de vino y aceite de oliva como la principal fuente de grasa. Los efectos beneficiosos de la dieta mediterránea se ha demostrado no sólo a las enfermedades cardiovasculares, sino también para la diabetes, la obesidad, la artritis y el cáncer. Sus propiedades antiinflamatorias y protectoras están ligadas a la gran presencia de ácidos grasos poliinsaturados omega-3, vitaminas, pero especialmente a los componentes del aceite de oliva virgen extra: el ácido oleico, los compuestos fenólicos olecanthal, una molécula recién descubierta con propiedades antiinflamatorias. Se ha demostrado que la dieta mediterránea puede reducir la actividad de la enfermedad, el dolor y la rigidez en pacientes con artritis inflamatoria y puede constituir así un valioso apoyo para los pacientes que sufren de estas enfermedades.

 

Reumatismo 2009 Jan-Mar